Consejos para una entrevista de trabajo

Siempre debes acudir a las empresas donde tengas la entrevista de trabajo, sabiendo el máximo posible sobre la empresa y el puesto de trabajo al que te estás presentando. Esto no solo te va a servir para cerciorarte de que ese trabajo es el que realmente estás buscando, si no que también te servirá para hablar con el entrevistador de igual a igual, demostrando que eres una persona preparada, que ya sabe como funciona la empresa, y que te tomas en serio la oportunidad que te están ofreciendo.

¿Que es relevante sobre la empresa?

Eso va a depender del puesto al que te presentes, pero podrías aprender más sobre el tipo de productos que fabrican, cual es su principal mercado, en que nuevos proyectos están trabajando, sus datos económico-financieros, cuales han sido sus mayores éxitos, y en general, adaptar la búsqueda de información a las propias características del puesto.

¿Que te interesa saber sobre el puesto de trabajo?

Del mismo modo, es importante que sepas el máximo de información sobre el puesto al que estás optando. Actualmente las redes sociales pueden ser una gran fuente de información (Linkedin, Facebook, Twitter…) y gracias a ellas podrías averiguar más sobre otras personas que ya ocupan ese puesto, haciéndote una idea de cuales serían las cualidades del candidato ideal.

También te interesan otras cosas, así que presta atención a si el echo de viajar es importante, las medias salariales que se cobran, el tipo de decisiones que deberías tomar, las opciones para seguir formándose dentro de la empresa, etc.

Apréndete tu currículum

No se trata únicamente de aprenderte las fechas o los cursos que has echo. Este aprendizaje consiste en encontrar respuesta para todo aquello que pueda haber creado dudas al entrevistador, como por ejemplo porque llevas un año sin trabajar, porque dejaste una carrera el segundo año o porque duraste tan poco tiempo en tu último trabajo.

Cada una de esas preguntas debe tener una respuesta razonable, así que invierte tiempo en encontrar una respuesta a cualquier “mancha” que pueda haber en tu currículum

Ensaya la entrevista

Dentro de los tips para superar una entrevista de trabajo, este paso es algo básico. Si no practicas, cometerás muchos más errores que si lo haces, así que no dudes en dedicarle el tiempo que sea necesario.

  • Practica las preguntas y respuestas que pueden hacerte. Ponte en situación, puedes hacerlo tu solo, con la ayuda de un profesional, o colocando a un familiar o amigo tras una mesa, y sentándote frente a el para que te haga las preguntas que considere.
  • Dedica tiempo a analizarte para encontrar tus fortalezas y valorar tus éxitos, busca ejemplos concretos para citarlas en un contexto empresarial o estudiantil. Siempre que hables sobre tus puntos fuertes, no te limites a enumerarlos. Lo más importante es que pongas ejemplos de como esas fortalezas, te han facilitado el alcanzar determinados éxitos en tu carrera profesional.
  • Encuentra también cuales son tus debilidades/fracasos y prepárate para explicar como te enfrentaste a ellas en el pasado y las superaste, o como lo haces para que no afecten a tu trabajo las que actualmente tienes.

La práctica hace la perfección, porque la práctica encuentra la perfección.

Debes prepararte para convencer

Durante la entrevista laboral debes demostrar tu interés, tu pasión por ese trabajo. Es algo parecido al comienzo de una relación, donde una de las dos personas se muestra más interesada que la otra, está convencida de que eso es lo que quiere y te demuestra que apuesta por esa relación, convenciéndote de que debes apostar por ella.

Piensa en eso, demuestra que realmente ese es el trabajo que estás buscando, convence al reclutador de que te apasiona ese puesto, que tu preparación te hace la persona perfecta para él y que si te contratan, vas a darlo todo por la empresa.

Tienes que hacer tus propias preguntas

Memoriza una lista de preguntas que te gustaría hacer en la entrevista. Y durante la misma, haz también preguntas que te vayan surgiendo, o apuntalas para preguntar en el momento adecuado.

Tus preguntas deben estar trabajadas, no puedes preguntar lo primero que se te pase por la cabeza o preguntar cosas que ya se dejaban claras en la oferta de empleo. El momento de hacerlas no está definido, así que quizás puedas hacer alguna en el momento de presentarte, como una forma de romper el hielo:
– ¿Cuanto tiempo lleva trabajando en la empresa?
– ¿Que puesto ocupa usted en la empresa?
– He leído sobre sus nuevos proyectos/productos. ¿Que tal están funcionando?

O quizás durante la entrevista o al finalizar la misma:
– ¿Que responsabilidades me corresponderían?
– ¿Cuentan con planes de formación?
– ¿Cree que cumplo con los requisitos que piden?

Lo que debes hacer durante la entrevista

  • Deja los nervios a un lado y presta atención a las preguntas, quedaría muy mal que el entrevistador terminara de enunciarla y hubieses olvidado, lo que te estaba preguntando.
  • Permite que el entrevistador termine de hacerte las preguntas, no le interrumpas adelantándote.
  • No te distraigas mirando todo lo que hay en la oficina, mantén el contacto visual, sin llegar a parecer intimidador. Mírale y trata de mostrar entusiasmo, da señales de que te interesa lo que te preguntan.
  • Utiliza el sentido del humor, sonríe en su justa medida e intenta conectar con el entrevistador. El sentido del humor es la mejor vía para desestresarse y crear vínculos.
  • Tu lenguaje corporal dice mucho sobre ti, así que mantén la calma. Adopta una postura recta en la silla, no cruces los brazos, ni las piernas, y gesticula lo necesario para reforzar tus argumentos.
  • Relaciona tus respuestas con la investigación que hiciste sobre el puesto y la empresa. Puedes hablar sobre la comercialización de uno de sus nuevos productos y tu experiencia fabricando/vendiendo/diseñando algo similar.
  • Habla de forma concisa, se supone que conoces bien las respuestas a las preguntas que te hacen, así que no te andes por las ramas.
  • Habla de lo que sabes hacer, o de los éxitos que has alcanzado, pero siempre poniendo ejemplos.
  • El mejor consejo que puedo darte es el de ser honesto y decir siempre la verdad. Te aseguro que te evitará muchos problemas
  • No pierdas el enfoque, se trata de una entrevista, el entrevistador no es tu amigo, así que mantén tu profesionalidad.

Cómo debes comportarte al finalizar la entrevista

Despídete del entrevistador agradeciendo la oportunidad que te han dado, procura sonreír y mirarle a los ojos. Debes darle un apretón de manos, y despedirte con un estado de ánimo tan positivo como el que tenías al saludarle por primera vez.

Pídele sus datos de contacto, tal vez una tarjeta de visita. Aprovecha y envíale una carta de agradecimiento en la que reiteres tu interés por el puesto, añadas algún detalle que te pasó por alto, y agradezcas la oportunidad que te dieron.

Repasa la entrevista mientras la tengas fresca, y apunta aquellas cosas que deberías mejorar, eso te ayudará a tener aun más éxito en la próxima.

Otros tips que pueden ayudarte a superar la entrevista con éxito

  • Acompaña tu currículum vitae de una carta de presentación. Esa es la mejor forma de destacar los puntos fuertes que más relación tienen con ese puesto de trabajo, pero sobre todo te servirá para llamar la atención del entrevistador, y destacar por encima de los demás candidatos.
  • Averigua quien va a entrevistarte. Puedes conseguir información de otros trabajadores de la empresa, de la persona que te llama para concertar una cita, o quizás el mismo día de la entrevista, preguntando a otros candidatos.
  • Para el momento de escoger la ropa que vas a ponerte, lo que te voy a aconsejar es que vistas de forma adecuada para el puesto. Eso quiere decir que deberás acudir arreglado y limpio, sin ninguna estridencia en el pelo o el maquillaje. No hay otro secreto.
  • Siempre debes acudir a la entrevista con tiempo de sobras, 10 minutos antes de la hora es lo ideal.

En algunas páginas de universidades como la de Alicante, también puedes encontrar un gran número de consejos, preguntas y ayudas, que a buen seguro servirán a muchos estudiantes para dar el paso al mundo del trabajo.

Cómo actuar en una entrevista (comunicación verbal)

Para superar con éxito cualquier proceso de selección, es necesario saber comportarse. Y eso quiere decir que debemos conocer todo lo que se puede y debe hacer para mejorar nuestras opciones de conseguir el empleo, pero también lo que nunca debería hacer un entrevistado.

  1. Al saludar por primera vez al entrevistador, puedes preguntarle como quiere que le llames, pero en principio llámale de usted, ya te dirá si quiere que le tutees.
  2. Desde un primer momento expresa tu interés por el trabajo, que se note que te alegras por tener la entrevista. Pero no nunca llegues a extremos de parecer desesperado o suplicar por el trabajo, eso crea una situación incómoda y de desconfianza, que no te reportará nada positivo.
  3. Debes hablar con un tono de voz correcto, es importante que se te oiga bien (nada de vocecillas inseguras), pero sin gritar. Relájate y habla de forma clara y calmada.
  4. Se trata de expresarte de una forma natural, pero evitando el uso de aquellas palabras que habitualmente utilizamos en la calle y que pertenecen a un lenguaje más coloquial (tío/a, colega, macho, flipas).
  5. No utilices monosílabos para responder a menos que sea imprescindible. Tampoco deberías utilizar palabras que te infravaloren o transmitan inseguridad, no hables de: “me falta…”, “debería…”, “únicamente pude…” “solo hice…”.
  6. Las palabras que si deben estar presentes en tus argumentos, son aquellas que transmiten ciertos valores en el mundo de la empresa: retos, experiencia, superar, implicación, futuro, compromiso, estabilidad. Siempre que las utilices en su justa medida, dejarás una buena impresión.
  7. En general, no hables de más, piensa bien la respuesta y responde con seguridad, dando detalles o ejemplos concretos sobre lo que te pregunten. Deja que sea el entrevistador quien lleve la iniciativa.
  8. Utilizar un lenguaje más culto del que utilizamos generalmente es una tentación, pero solo debe hacerse si de verdad se controla y la ocasión lo permite. No trates de utilizar palabras demasiado rebuscadas, ya que podrían descentrarte y terminarían perjudicándote.
  9. Argumenta para defender tus carencias o defectos (algo que debes preparar). Durante la entrevista lleva siempre a tu terreno las respuestas, y habla en sentido positivo.
  10. Anima la conversación con cambios de tono, eso es algo que sale de forma natural, pero si te das cuenta de que el entrevistador está perdiendo el interés, llama de nuevo su atención.

Consejos sobre la forma de actuar

Nunca te niegues a responder, aunque algunas preguntas te parezcan poco afortunadas o incómodas, simplemente puede tratarse de una técnica para entrevistar. Para actuar bien, debes mantén siempre la calma y si algo no te parece correcto, argumenta que a tu parecer ese tipo de cuestiones no tienen mucho que ver con el puesto que solicitas.

A lo largo de la entrevista tendrás la oportunidad de hacer tus propias preguntas, aprovecha para demostrar tu interés y conocimiento de la empresa: pregunta sobre las opciones de promoción, algún nuevo producto que hayan lanzado, recientes éxitos, si a su parecer cumples con lo que piden, etc.

Cómo comportarse en una entrevista (comunicación no verbal)

El lenguaje corporal representa la mayor parte de nuestro mensaje, ya que todos nuestros movimientos voluntarios o involuntarios transmiten información, sobre lo que realmente queremos decir. De hay que sea tan importante el ser consciente de las cosas que se deben evitar y las que se deben potenciar:

  1. Al presentarte a tu entrevistador, no des un apretón de manos blando o demasiado fuerte, encuentra un término medio. Es algo que puedes practicar.
  2. Mírale a los ojos, pero sin llegar a parecer agresivo. También puedes mirar las cosas que hay en la oficina, pero trata de no bajar la mirada o parecer distraído.
  3. No te olvides de sonreír, sobre todo al saludar y despedirte. Es una manera de seducir al entrevistador y crear cierta empatía, pero debe ser algo natural, nunca exageres o lo fuerces.
  4. Mientras caminas hasta tu silla, hazlo erguido, caminando con seguridad y mirando hacia delante. Siéntate recto, pero sin estar rígido, a poder ser con las piernas paralelas. Debes encontrar una forma de sentarte cómoda, sin que parezca que estás tenso o se te vea con aspecto desganado, por relajarte de más.
  5. Deja cierta distancia entre tu silla y su mesa, nunca llegues a poner los codos sobre la mesa o ponerte demasiado cerca, no traspases el espacio personal del entrevistador.
  6. No cruces los brazos, ni cierres los puños, relájate y deja tus manos libres. Al hablar, apóyate gesticulando con tus manos, esto ayuda a expresar tus ideas y potenciar el mensaje.
  7. Mirar el reloj, morderte las uñas, tocarte el pelo de forma constante, rascarte la cabeza o la cara, golpear el suelo con el tacón, todo ello se entiende como un comportamiento inseguro, nervioso o distraído. Así que evita este tipo de tics.
  8. Nunca entres con el móvil encendido. Si contestas a una llamada durante la entrevista, das a entender que no le estás dando importancia y ante todo es una falta de respeto al entrevistador.
  9. Recuerda que tu aspecto físico y la ropa que llevas, es también una parte de esta comunicación no verbal, así que acude arreglado y viste de forma adecuada, trata de dejar una buena primera impresión.

Consejos sobre el comportamiento

Si actuaste con seguridad, y te comportaste de forma respetuosa, positiva, enérgica y entusiasta, habrás aumentado exponencialmente tus posibilidades de conseguir el puesto de trabajo.

Al terminar la entrevista, despídete igual que saludaste la primera vez. Sonríe y agradece el tiempo que te han dedicado, puedes pedirle su correo o tarjeta profesional, para posteriormente enviarle una carta de agradecimiento por la entrevista.

Fuente: entrevistadetrabajo.eu

Esto también te puede interesar:

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.